10 premisas para una correcta redacción Web

Buena redaccionRedactar es poner por escrito, de manera ordenada para la lectura, un texto, un relato o una noticia; el resultado escrito de un asunto pensado o acordado.

Para escribir existe gran variedad de estilos, formas, y lenguajes. Incluso la redacción más básica debe ir acorde a lo que el escritor desee expresar. Una persona mínimamente debe pararse a pensar en qué forma redactará lo que desea comunicar; elegir por dónde iniciar o cómo comunicar eso que le apremia dar a conocer por escrito; puede ser un tanto complicado si no tenemos claro la forma de hacerlo, y peor si la redacción no es nuestro punto fuerte.

TIPOS DE REDACCIÓN:

Académica, literaria, periodística, administrativa, técnica, comercial y web.

Redacción académica:
En la redacción académica los textos se caracterizan por ser descriptivos en forma sistemática y lógica. Usual en el ambiente científico y universitario. Ejemplos: monografías, tesis…
Los temas a tratar en una redacción académica pueden ser tan amplios como ciencias existen.

Redacción literaria:
La redacción literaria tiene como objetivo la expresión artística por medio del lenguaje escrito. Ejemplo: un poema puede expresar sinnúmero de sentimientos, emociones o ideas de parte del poeta.
Ciertos tipos de ensayos, novelas y cuentos son redacciones literarias. Las memorias y la autobiografía también se pueden considerar como redacción literaria.

Redacción periodística:
La redacción periodística o género periodístico es un tipo de redacción utilizado en los medios de comunicación escritos. La redacción de textos periodísticos se caracteriza principalmente por relatar noticias o sucesos actuales, pero también por manifestar puntos de opinión.
Las crónicas periodísticas, las columnas de opinión y los artículos meramente informativos de un periódico, son ejemplos de redacción periodística. En la actualidad los textos periodísticos han cobrado gran importancia y difusión gracias a Internet, por su facilidad de difusión y masificación.

Redacción administrativa:
La redacción formal o administrativa es la que se usa en los documentos de oficina, notas de diversa índole, currículos, y escritos frecuentes en oficinas y otros lugares de trabajo. Este tipo de redacción posee un formato formal, y es preciso conocer ciertas estructuras. Ejemplo, si tenemos que redactar un memorando, es indispensable conocer la forma y ubicación adecuada de los datos del destinatario, el tipo de saludo, el lenguaje a utilizar, el tema, etc.
Ejemplos de comunes de redacción administrativa son: el memorando, las circulares, una nota de agradecimiento, notas de renuncia, una carta de invitación, etc.

Redacción técnica:
La redacción técnica se refiere concretamente a los escritos propios de ciertas ciencias o disciplinas. Este tipo de redacción se caracteriza por poseer un lenguaje y una estructura de redacción especial del ámbito científico al que pertenecen. Por ello es frecuente que una persona que no tenga un mínimo de conocimiento de la ciencia o ámbito, no pueda comprender de manera íntegra lo escrito. Ejemplo, un escrito jurídico redactado por un juez, relacionado al ámbito del derecho.

Redacción comercial:
Quien tiene la habilidad para comunicar por medio de textos comerciales, respetando las normas básicas de la redacción y evitando poner en riesgo la reputación o imagen de la empresa, entonces es un redactor comercial. El redactor comercial vaga por el camino de una redacción publicitaria o de un copywriter. Lograr una lectura fácil y directa pero también lograr ser coercitivo son labores de un redactor comercial.

Redacción Web:
En una abundancia de información, donde es casi imposible llamar la atención de los lectores, dada la multitud de emisores y fuentes, es preciso elaborar contenidos de calidad, diferenciarse y aportar valor. Deben revisarse los enfoques y precisarse en temas acertados; el objetivo general es pasar el filtro de la redundancia y sobresalir en el maremágnum de información.

10 PREMISAS PARA UNA CORRECTA REDACCIÓN WEB:

1. Escribe pero al mismo tiempo documéntate. La fase previa a la redacción es esencial. En la red hay todo tipo de recursos informativos y de contexto, de mucha ayuda.
2. Estructura lo que vas a contar. Ordenar las ideas, es muy importante para alcanzar el objetivo final.
3. Es muy importante el hipertexto. También es importante la utilización de ladillos o pequeños titulares informativos para separar párrafos.
4. Ten en cuenta la longitud. Las estadísticas relacionadas con la lectura en pantalla confirman que los textos cortos son más leídos. Es bueno, entonces, escribir párrafos breves. Extensiones de 40 palabras por párrafo, por ejemplo.
5. Dedica tiempo al titular. Un buen contenido con un titular que no sea atractivo puede no llegar a leerse. El ingenio y la creatividad deben participar en la creación de los títulos.
6. No descuides ni un milímetro el primer párrafo. Además del titular, la entradilla debe ser llamativa y tener un aderezo. Evita artículos o términos vacíos que no digan nada.
7. Mantén la atención a lo largo del texto. No descuides el hilo de la redacción, atrapa la intención durante todo el contenido. Utilizar recursos como palabras en negrita, ladillos, comillas, entre otros, pero sin redundar.
8. Utiliza la pirámide invertida. Construye el texto yendo de lo más a lo menos importante.
9. Elementos complementarios. Usar recursos visuales desde luego ayuda mucho apropiados y vinculados al contenido es elemental para hacer más atractivo el texto, siempre que aporten valor y no sean un mero adorno.
10. Introdúcete en el mundo SEO. Estudia un poco sobre la redacción con carácter SEO, utiliza hipervínculos y long tails. Explora más en el apasionante mundo de la redacción técnica para internet.

En el libro La comunicación en el trabajo, de Judith Taylor, se plantea la división de la tarea de la redacción en tres etapas: “antes, escribir y después”.

1. Antes:

Que nos formulemos las preguntas, ¿por qué escribimos? ¿Cuál es la finalidad? De no tenerse las respuestas, es fundamental averiguarlo.
2. Escribir:

Concentremos toda nuestra energía en la creación de ideas, antes de pensar en cómo las vamos a expresar. Por eso es esencial utilizar el método de la tormenta de ideas, pues fomenta la creatividad. Seguidamente, comenzemos a estructurar y ordenar de manera jerarquica esos pensamientos.
3. Después:

Al finalizar el proceso de redacción es recomendable abandonar el texto por unos días. Al alejarnos, esto permite que, a la hora de retomarlo, sea más fácil de analizar y comprobar si hemos podido transmitir de manera clara lo que queríamos comunicar.

RedactorLa forma de organizar la redacción que propone Judith Taylor, será de gran ayuda para quienes se inicien en la compleja tarea de redactar textos. Siempre hemos de pensar en el receptor, redactar con frases cortas, forma las oraciones siguiendo el esquema sujeto+verbo+predicado, corrige todas las veces que haga falta.
La buena redacción es un elemento esencial en la comunicación. Realizar el ejercicio de la escritura sin perder de vista tips tan importantes como los anteriores, te permitirá crear textos entendibles y mejorar tu feedback con el lector, “el lector es la base de la comunicación”.

Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s