Notas sobre el libro impreso y el libro electrónico

Según se anota en las gráficas y conclusiones de El Pew Internet y American Life Project, el 21% de los estadounidenses han leído por lo menos un libro electrónico en el último año. Eso representa un aumento del 17% en diciembre.

En las encuestas a los estadounidenses se pudo averiguar que les gustan más los libros electrónicos frente a los libros impresos en papel, aunque coincidieron en la alegria de una espléndida lectura con los niños y poder compartir con los amigos.

¿Dónde quedará ese agradable ambiente que propone una biblioteca en casa? No es solo la decoración, el placer de leer sobre una hoja plana que no emita iluminación, buscar una cita de pie frente a tu colección personal, tener los recuerdos de cuando se leyó una u otra historia, redescubrir esos tomos empolvados y de un tirón restablecer nuestros autores por escolaridad, por tradición o por gusto… ese perfume incorregible y único de una habitación llena de libros. ¿Utilizaré el e-reader sólo para mis libros electrónicos que leeré en el avión? ¿Serán los Pdf´s de bajo precio elementos de usar y tirar?

Algunos siguen optando por comprar libros impresos para mantener una colección, otros les siguen estimando como un regalo ideal. Mucha gente aun defiende esa posibilidad de compartir el libro impreso con los niños o con los amigos, esa posibilidad que dan de interactuar con los demás y que no solo sea una actividad en solitario. ¿Cómo serian las ferias del libro? ¿Las presentaciones de los autores se realizarían con pantallas gigantes?

Algunos sienten gran interés en la continuación de los libros impresos, pero también se preguntan si algún día volverán a emocionarse con la primera edición electrónica de un libro tanto como cuando se descubre la primera edición en papel de Walt Whitman con Hojas de hierba, 12 cuentos peregrinos de García Márquez o Dick de Melville Moby.

¿Es el libro impreso un objeto de arte más allá de lo que hay dentro del texto? En este momento, detractores y defensores del libro electrónico no tienen muy clara la apuesta y se recurre a ambos todavía. Económicamente hablando, las editoriales que no den el paso hacia las posibilidades de edición digital, pueden estar caminando hacia el agujero de su nicho, sino se hacen a las herramientas de software adecuadas y a los procesos para hacer libros electrónicos. La llegada del e-Book con la fuerte demanda aprovechada por menos de los que deberían, alerta tanto a autores como a editores, a litografías e industrias gráficas, porque está proponiendo un cambio histórico.

Mientras tanto los coleccionistas se dedican a guardar y revalorar sus adquisiciones, no sea que un día se conviertan en joyas de arte de alto valor comercial.

Redactor Co

Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s